Febrero

Prudencia

"La prudencia es el más excelso de todos los bienes."
Epicteto de Frigia

 

La prudencia es tan discreta que pasa inadvertida ante nuestras ojos. Nos admiramos de las personas que normalmente toman decisiones acertadas, dando la impresión de jamás equivocarse; sacan adelante y con éxito todo lo que se proponen; conservan la calma aún en las situaciones más difíciles; percibimos su comprensión hacia todas las personas y jamás ofenden o pierden la compostura. Así es la prudencia, dicidida, activa, emprendedora y comprensiva.

Aprende a callar, a medir lo que dices, a pensar antes de abrir la boca. Aprende a guardar silencio en las cosas que no debes estar predicando. Trata de ser discreto. Y aprende también, cuando sea necesario, a hablar a tiempo lo que tienes que decir.

Así, la prudencia es la que te hace distinguir en toda ocasión cual es el camino correcto, cuál es el bien; te dice que es lo que te conviene hacer o dejar de hacer.

La prudencia es el valor que nos ayuda a reflexionar y a considerar los efectos que pueden producir nuestras palabras y acciones, teniendo como resultado un actuar correcto en cualquier ciscunstancia.

Fuente:

http://www.proyectosalonhogar.com